Ahorro de agua

No hay mejor sensación que la de conducir un vehículo limpio y reluciente recién salido del autolavado. Aunque se obtienen mejores resultados en menor tiempo y se consume un poco menos de agua que si se lava en casa, sigue siendo una gran cantidad de recursos la que se gasta en esta actividad.

El ahorro de agua y energía se ha convertido en un objetivo importante en todos los sectores, tanto en el ramo de producción de bienes como en el de los servicios. Por tal motivo, en el sector de autolavados se han tomado medidas para hacer su labor de forma eficiente, rápida y además favorable al ambiente.

El agua constituye el principal recurso en el lavado de autos, y se pueden llegar a consumir aproximadamente 2000 litros del vital líquido al mes en los centros especializados en limpieza del parque automotor.

La buena nueva es que, para contribuir a la conservación ambiental y ahorrar costos, muchos de estos lugares reciclan el agua cuatro o cinco veces antes de desecharla, además de utilizar pistolas de agua a presión, que emplean de 50 a 60 litros por lavado y aplican el lavado a vapor, que utilizan menos del 10% de la cantidad usual de agua.

Además, para minimizar el gasto energético, se aprovecha la luz natural al máximo posible. Se emplean maquinarias de máxima eficiencia energética que son encendidas estrictamente el tiempo indispensable. Junto con estas medidas, se instruye apropiadamente a los operarios del centro de limpieza automovilística en su papel para la preservación de recursos, instándolos a evitar prácticas despilfarradoras.

Y continuando con las buenas noticias, los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (México) crearon el prototipo de una innovadora máquina para el lavado de vehículos que consume la mitad de agua que las maquinas regulares, y tarda solo cinco minutos en completar el proceso, reciclando el 90% del líquido que se usa para dejar la unidad de transporte como nueva.