Autolavados Ecológicos

Desde su aparición en el siglo XVIII, el automóvil ha estado en constante desarrollo y ha sido una invención que está enmarcada por una innumerable lista de inventos que por sí mismos no nos servirían de mucho pero que, en conjunto, han logrado lo que hoy en día veamos por las calles y autopistas una gran diversidad de modelos, materiales y colores, deleitando nuestros ojos a donde quiera que dirigimos la mirada. Quizá aquel primer modelo a vapor de 1769 del francés Nicolás Joseph Counog, no necesitase tantos cuidados en su carrocería, pues era bastante rudimentario, y en su interior sólo contaba con un puesto para su conductor.

En la actualidad vemos que los autos están diseñados con altos estándares de ingeniería, cubiertos en su exterior con acrílicos de calidad y pinturas de alta gama, por lo que necesitan un cuidado más amigable, al igual que nuestro planeta. Es aquí donde entran los autolavados ecológicos, jugando un papel preponderante en las principales ciudades del Perú.

En el año 2012 en Arequipa, conocida como la “Ciudad Blanca”, es puesto al servicio del público de la ciudad, en la avenida Arancota, el primer local de lavado ecológico de la cadena “Brilla Car Túnel Express”, con capacidad para lavar unos 450 autos al día, a razón de 2 minutos con 25 segundos por cada auto, y con la particularidad de reciclar el 98% del agua usada, con ayuda de grandes filtros de alta gama de ingeniería, y por el diseño del túnel que tiene una envergadura de unos 15 metros de largo. Por ahí van pasando los vehículos.

Se usan unos 640 litros de agua para cada unidad, y se recupera el agua usada casi en su totalidad, para luego ser reutilizada. El proceso de lavado se realiza mediante rodillos y regaderas a una presión que es calculada para que no dañe la pintura de los autos.