Estaciones en un Autolavado

Los autolavados, establecimientos donde vamos a lavar el automóvil, tienen distintas estaciones de trabajo, dependiendo del servicio que se le haga al carro.

Primera estación: aspirado y limpieza interna

En muchos autolavados una primera estación consiste en la limpieza interior del coche, la cual es realizada por tres o cuatro personas en simultáneo. Empieza con el lavado de alfombras y aspirado de cabina, que incluye asientos, piso y maletero, limpieza con paños húmedos y desengrasante, y uso de silicona en el tablero y puertas. Por último la limpieza interior de los vidrios.

Segunda estación: limpieza exterior

En una segunda estación, está la limpieza exterior del coche. En el caso de lavados manuales, una o dos personas mojan el vehículo con agua con chorros de gran presión, logrando remover el sucio o barro que tenga adherido.

Tercera estación: enjabonado

En la tercera estación se enjabona toda la carrocería, y con grandes esponjas se van frotando cada una de las partes del vehículo. Se vuelve a limpiar con agua a presión, haciendo énfasis en el rin de los cauchos para dejarlos limpios y brillantes.

Cuarta estación: secado

La cuarta estación es el secado y limpieza exterior del coche y los vidrios. Con paños de micro fibra absorbente, un enjambre de hombres trabaja en cada parte del carro. En esta etapa se incluye abrir las puertas y asear todos los bordes entre las puertas, en donde siempre se acumula suciedad y polvo. Un detalle a tomar en cuenta es la limpieza de los espejos laterales (retrovisores). Debemos asegurarnos de la pulcritud de los mismos para el buen manejo y seguridad, y la colocación de las alfombras.

Quinta etapa

Si se pide la opción de pulitura del vehículo, se incluiría como quinta estación, con dos subestaciones adicionales: encerado y pulido. En ocasiones el encerado también se realiza conjuntamente con la tercera etapa, dependiendo de las especificaciones del producto.